.Inicio

 

Preces


 

  • Los miembros del Opus Dei rezan diariamente, de modo personal, un conjunto de plegarias, que son la oración oficial del Opus Dei, reconocida por la Iglesia.
  • No existe un momento fijado para rezarlas, ya que en el Opus Dei se da la pluralidad de situaciones del pueblo cristiano: basta pensar en los horarios de una azafata de avión o de un panadero que trabaja por la noche. Cada fiel reza esas oraciones cuando puede.
  • La historia de su composición está ligada a la historia del Opus Dei y de su fundador. Esas preces están compuesta por salmos y oraciones litúrgicas, algunas muy conocidas, como: “El Señor es mi luz y mi salvación. ¿A quien temeré?”
  • Se rezan en latín, lengua oficial de la Iglesia universal, como manifestación de unión y de comunión entre los miembros del Opus Dei de los cinco continentes: mujeres y hombres de razas, mentalidades y culturas diversas, que elevan la misma súplica al Señor, recordando las palabras de Jesucristo de orar en unión.
  • Esas oraciones comienzan con el gesto tradicional cristiano que indica un deseo de servicio rendido y de abandono completo a la Voluntad de Dios mientras se dice una jaculatoria, en latín, dirigida a Dios: “Te serviré”.
  • Estas preces son una oración breve –se tardan tres o cuatro minutos en recitarlas-y constan de:

 

-- Oraciones de adoración a Dios y de acción de gracias (a la Santísima Trinidad, a Jesucristo).

-- Oraciones de petición: por el Papa, por el Obispos de la diócesis, por el Prelado del Opus Dei, por los bienhechores del Opus Dei, vivos y difuntos (padres de los fieles del Opus Dei, cooperadores, etc.), por los fieles vivos y difuntos del Opus Dei.

-- Oraciones de invocación de ayuda para ser santo (a la Virgen, a San José, los Ángeles, Custodios, etc.

-- Invocaciones al Espíritu Santo, a los Arcángeles san Miguel, san Rafael y san Gabriel; y a los Apóstoles san Pedro, san Pablo y san Juan.

-- Oraciones pidiendo la intercesión del fundador, que fueron incorporadas tras la muerte de san Josemaría.

  • Le escuché directamente a san Josemaría unas palabras referidas a esas preces u oraciones, manifestando la alegría que le producía recitarlas ante Dios; especialmente las plegarias en las que pedía y agradecía al Señor la perseverancia de los fieles del Opus Dei en su camino.

 

José Miguel Cejas

 

 

Ir a la Página de Inicio