ESCRIVÁ, FUNDADOR DEL OPUS DEI Y PINOCHET, CHILE

 

 

Inicio

 

ESCRIVÁ Y PINOCHET


 

Buscar cuestiones relacionadas en:

Escrivá ante la guerra civil española

Escrivá ante el poder establecido

Escrivá ante Franco

Escrivá ante el franquismo

Escrivá y la política

Escrivá y Pinochet, de Chile

Escrivá ante el nazismo y Hitler

El Opus Dei ante el Régimen nazi

Escrivá ante el nacionalcatolicismo del régimen franquista


El 22 de mayo de 1974 Escrivá inició su segundo viaje a América, donde visitó Brasil, Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Venezuela, hasta el 31 de agosto.

Estuvo en Chile del 28 de junio al 9 de julio.

Durante ese tiempo habló sólo de cuestiones espirituales, como se advierte en los vídeos que se incluyen en esta página, que son una muestra elocuente de su pensamiento.

Sus actividades públicas se limitaron exclusivamente a varios encuentros de catequesis con numerosas personas, cristianas y no cristianas, que fueron filmados. Muchos de ellos se pueden ver en Youtube.

Escrivá no hizo ninguna otra actividad que no fuera exclusivamente sacerdotal (por ejemplo, en público no dio conferencias ni ruedas de prensa: sólo, encuentros de catequesis en los que hablaba de la fe cristiana).

Por la misma razón no aceptó la invitación que le hicieron los miembros de la Junta Militar, porque, como aclaró en este y otros viajes, su misión era exclusivamente sacerdotal, espiritual. En ningún momento se entrevistó con el dictador chileno ni con nadie de su gobierno.

En la carta en la que le expresó su negativa a la Junta no vertió ningún tipo de comentario político: no era esa su misión. Se limitó a desear que Dios protegiera y condujera "siempre a las autoridades y al pueblo chileno hacia un mayor bienestar espiritual y social".


 

François Gondrand

Escribe François Gondrand que en todos los países que visitó a lo largo de su vida, Escrivá mantuvo una misma distancia respetuosa con el poder civil, tanto en las relaciones formales como en las episódicas. "En ocasiones se vio obligado a mantener algunos encuentros con las autoridades –siempre de carácter protocolario– por razón de su labor sacerdotal. Sucedió esto, por ejemplo, en América Latina.

Visitó varios países y tuvo en ellos una serie de encuentros de catequesis en los que participaron miles de personas deseosas de escucharle. Esos encuentros adquirieron tal resonancia pública que exigieron, al menos, un gesto de cortesía mutuo.

Pero todo se redujo a esto: gestos de cortesía. Cuando estuvo en Chile, en junio de 1974, no hizo comentario alguno sobre el pasado golpe de estado que había llevado al poder a una Junta Militar presidida por el general Augusto Pinochet.

En la breve carta protocolaria que dirigió a la Junta Militar, les precisó el sentido estrictamente espiritual y apostólico de su viaje. Su estancia en Chile –les aclaraba– tenía una exclusiva finalidad: acrecentar en los que le escuchaban “el deseo de tratar a Dios, de ser mejores cristianos, y por tanto, mejores ciudadanos de sus países”.

Se encontraba enfermo, y eludió enseguida, de forma educada, cualquier encuentro personal con los miembros de la Junta, subrayando la estricta finalidad pastoral de su viaje por tierras americanas, al margen del régimen político de cada país:

“Al recibir la invitación de Vuestras Excelencias, me encuentro afectado por un ataque gripal, que me impide cualquier actividad. Deseo, de todos modos, dejar constancia de cuánto rezo, he rezado y he hecho rezar por esta gran nación, especialmente cuando se ha visto amenazada por el flagelo de la herejía marxista –hablo sacerdotalmente, la única norma de conducta de mi vida entera–; y puedo asegurar a Vuestras Excelencias que continuaré rogando a Dios Nuestro Señor, por intercesión de su Madre Santísima, para que proteja y conduzca siempre a las autoridades y al pueblo chileno hacia un mayor bienestar espiritual y social” [1].


Ese mismo tono se aprecia en las cartas que dirigió al Presidente del Ecuador, el general Guillermo Rodríguez Lara, durante su estancia en Quito, el 13 de agosto de 1974; y la que envió al Presidente de Guatemala, varios meses después[2].

Su actitud ante las autoridades civiles, fuera el país que fuese, fue siempre la de un sacerdote y la de un fundador de una institución de la Iglesia, que por su relieve exigía un minimum de cortesía con el poder establecido. Del mismo modo se comportaba con las autoridades eclesiásticas de los lugares que visitaba.

Lúcido siempre, era perfectamente consciente en el año 1966 del daño que suponía para la imagen del Opus Dei la falta de comprensión, por parte de importantes sectores de la opinión pública, de la situación española, que contaba con dos ministros del Gobierno que eran miembros del Opus Dei. Muchos no entendían que esas dos personas obraran bajo su exclusiva responsabilidad y que sólo daban cuenta de sus actuaciones a las autoridades políticas que les habían nombrado.

En una ocasión, hablando sobre este punto, dijo que, verdaderamente, si les hubiese sugerido a esas personas que abandonasen sus cargos se hubiera ahorrado un cúmulo de disgustos… pero eso era algo que no estaba dispuesto a hacer jamás, por coherencia con los criterios de actuación que habían presidido su vida entera


Videos de Escrivá en Chile

 

 

 


 

[3].

[1] Carta desde Santiago de Chile, en EF-740703-1.


[2] La enciclopedia QUID califica a este presidente ecuatoriano, que gobernó el país desde 1972 hasta 1976, de "nacionalista de izquierda y antiamericano". La carta dice así: 
“Excelentísimo Señor: he recibido ayer su amable carta, con la que me desea una feliz estancia en esta querida nación del Ecuador, y me apresuro a agradecer a V.E. su atención tan afectuosa. He venido a tierras de América como sacerdote –la única razón de mi vida- y he venido a aprender: me llevo en el corazón un gran tesoro de piedad y virtudes, que aquí he admirado. No dejaré de rezar, con cariño y admiración, por este bendito país, con la certeza de que el Corazón Sacratísimo de Jesús velará con predilección por el pueblo ecuatoriano y por sus dignísimas Autoridades” (Carta desde Quito, en EF.740813-1).


[3] Testimonio de César Ortiz Echagüe Rubio, Sum 6845, citado por A. Vázquez de Prada, vol 3, p. 529: “si yo insinuase eso no respetaría su libertad y destrozaría la Obra”.

 


Ir a la página de Inicio