La primera fotografía
.

 

Bautizo, 19 de julio de 1941

Montse Grases fue la segunda hija del matrimonio Grases. Sus padres, Manuel -catalán de pura cepa- y Manolita -de raíces castellanas y asturianas-, se habían casado el 7 de agosto de 1939, al término de la guerra civil. Vivían en Barcelona, en un piso de la calle París que nada más casarse ya les parecía pequeño, porque, como recordaba Manuel, "pensábamos tener muchos hijos"

"Es verdad", añade Manolita. "Recuerdo que dijimos: 'por ahora no vamos a discutir sobre el número de hijos. Cuando tengamos doce, ya hablaremos'".

Manuel trabajaba en una fábrica en el extrarradio de Barcelona, en Pueblo Nuevo. "Y comenzaron a llegar los hijos... -explica-. El primero fue Enrique. Nació el 17 de mayo del 40, después de un parto muy largo y doloroso. Recuerdo que nada más nacer le pedí al Señor que le concediera una vocación, la que fuera, porque siempre había soñado con que mis hijos se entregaran a Dios. Una vocación. La que fuera... Aunque yo había tenido siempre una ilusión: tener un hijo sacerdote..."

La segunda hija fue Montse. "Esta fue la primera fotografía que le hicimos -comenta Manolita, la madre de Montse-. Es del día de su bautizo, que tuvo lugar pocos días después de nacer.

Nació el 10 de julio del 41, en posición sacra, mirando al cielo, y la bautizamos el día 19, en la parroquia del Pilar.

El traje de cristianar que lleva es el mismo con el que habían bautizado a Manuel y con el que he bautizado después a todos los hijos. Es un traje muy bonito de cuatro piezas, con entredoses y una chaquetita guateada en raso que le puse para que no pasara frío...

Nació cuando Enrique tenía catorce meses menos una semana. Era un sol de hija, ¡siempre lo fue! Luego de mayor, Montse me decía con mucha gracia que gracias a que la había criado durante casi catorce meses, estaba más bien un poco llenita... ".

 

Página siguiente