¿Qué sabe realmente de la ideología de género?



Antes de leer en esta página, le proponemos este
test:
¿Está de acuerdo con las siguientes afirmaciones?

¿Quéee?

  • Una persona de sexo masculino puede adoptar a su antojo un género femenino;
    y una persona de sexo femenino, puede adoptar un género masculino, sin más
    problemas, porque n
    o se nace hombre o mujer.............................................SI.......NO

  • La atracción heterosexual es aprendida, no innata........................................SI.......NO

  • El instinto maternal no existe...............................................................................SI.......NO

Modelo de camisa masculina para amamantar


Aquí y en Pekín

La tendencia de lo políticamente correcto a crear sus propias interpretaciones dogmáticas de los fenómenos sociales, y a imponer el empleo de las palabras “canónicas”, se ha manifestado una vez más a propósito del último caso de asesinato de una mujer a manos de su pareja en España. El hecho de que en un comunicado del Ministerio de Sanidad para condenar el asesinato se hablara de “violencia en el entorno familiar”, ha despertado críticas indignadas de algunos colectivos por no utilizar la expresión “violencia de género”.

Se ha dicho que la expresión “violencia de género” es el término acuñado por la ONU en la Conferencia de Pekín sobre la Mujer (1995), y que por lo tanto es el que debe emplearse en vez de eufemismos como “violencia doméstica” u otros similares. Es curioso que dentro de las varias posibilidades para referirse a este fenómeno solo deba emplearse una, como si las demás estuvieran proscritas.

Pero aún más extraño es que cuando se acude a la fuente –la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing– en su versión española, y se hace una búsqueda en el documento, resulta que al hablar de la violencia que sufre la mujer se utilizan las siguientes expresiones:

  • “violencia contra la mujer” o “contra las mujeres”: 80 veces
  • “violencia en el hogar”: 5
  • “violencia doméstica”: 3
  • “violencia de género”: ninguna
  • “violencia sexista”: ninguna
  • “violencia machista”: ninguna

O sea, para consagrar la exclusiva de “violencia de género” hay que hacer violencia al documento de Pekín, que ignora la expresión. La palabra “género”, tan discutida en la Conferencia y que motivó aclaraciones y reservas por parte de algunos países, sale 203 veces, pero no en el contexto de la violencia.

El empeño de algunos sectores por utilizar en exclusiva la expresión “violencia de género” refleja que el término “género” es deudor de una determinada ideología.

Así lo explica en un agudo artículo publicado en ABC, el catedrático de Lengua Española Manuel Casado, que recuerda que la Real Academia Española se pronunció, por razones estrictamente idiomáticas, en contra de la expresión “violencia de género”, cuando se iba a aprobar la ley, proponiendo sustituirla por “violencia doméstica” o “por razón de sexo”. Pero ¡qué sabrán ellos!, dijeron entonces los adalides del pensamiento PC, y el gobierno de Zapatero les ignoró.

La resistencia a referirse al entorno familiar en este contexto impide ver que muchas veces la violencia contra la mujer encubre patologías en la estructuración de la familia que el pensamiento PC prefiere no plantearse.

Con tal de que se luche contra la violencia sufrida por una parte de las mujeres, cada uno es muy libre de emplear la expresión que considere más apropiada. El lenguaje, efectivamente, es importante. Y precisamente por eso hay que evitar la imposición monolítica de un lenguaje ideológico. Ignacio Aréchaga

----------------------------------------------------------------------------------------

En diciembre del 2011 hubo un golpe devastador para la “Ideología de Género” curiosamente en los países pioneros de esta teoría. El Consejo Nórdico de Ministros (Consejo Intergubernamental de Cooperación Nórdico: Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia) decidió cerrar el Instituto de género nórdico NIKK que estaba situado en Oslo.

El dato empírico a nivel mundial es que hay una gran desigualdad en número de mujeres y hombres al comparar los estudiantes de carreras de ingeniería y técnicas, donde las mujeres son una minoría, con las carreras de derecho, enfermería o magisterio donde los hombres son una minoría.

Ante estas desigualdad en los números, la ideología de género pretende eliminar los estereotipos y la educación de roles para compensar la elección de las carreras hasta que llegue a haber la mitad de hombres y de mujeres en todas las profesiones. Este es un objetivo importante a batir por los organismos responsables de la igualdad de género en vez de centrarse en la igualdad de oportunidades y derechos y la libertad de escoger. Según dicha ideología, el ser hombre o mujer no es una cuestión biológica, sino cultural. Son roles que se adquieren y se deciden influidos por la cultura, la educación y el entorno, es decir, que no se “nace” hombre o mujer, sino que uno se “hace” hombre o mujer.

NIKK había sido el promotor de la “Ideología de Género” y proporcionaba la base “científica” a las políticas sociales y educativas que, a partir de 1970, contribuía a que los países nórdicos fueran  más “sensibles al género”. La decisión de cerrar el Instituto fue tomada después de que la televisión estatal noruega emitiera un documental en el que se expone el carácter absolutamente anticientífico de la NIKK y su “investigación”.

El productor de estos documentales es Harald Eia, un presentador noruego que trabaja de forma similar a Jordi Évole en España, y que ha adquirido cierta popularidad en Noruega. Eia, que también tiene una licenciatura en ciencias sociales, estaba intrigado por el hecho de que, a pesar de todos los esfuerzos de los políticos e ingenieros sociales para eliminar los “estereotipos de género“, las chicas seguían optando por profesiones “femeninas” (por ejemplo, enfermeras, profesoras, etc), mientras que los chicos seguían siendo atraídos por “carreras masculinas” (por ejemplo, la de ingenieros, técnicos, trabajadores de la construcción, etc.). Las políticas de “igualdad de género”  aplicadas desde hace décadas, en vez de ayudar, habían hecho que la tendencia fuese incluso más acentuada.

En su documental, Eia realiza algunas preguntas inocentes a los principales investigadores y científicos de la NIKK. Luego transmite las respuestas a los científicos  del mundo, sobre todo Reino Unido y EE.UU., lo que provoca risas e incredulidad entre la comunidad científica internacional, porque esta ideología no viene apoyada por ninguna investigación empírica. Eia, después de filmar esas reacciones, regresa a Oslo, y se las muestra a los investigadores de NIKK que se quedan sin habla, totalmente incapaces de defender sus teorías.

La falsedad de la “ideología de género” quedó en evidencia y dejó en ridículo al Instituto ante la audiencia televisiva. Los ciudadanos nórdicos empezaron a preguntarse por qué era necesario financiar con 56 millones de euros de los contribuyentes una ideología basada en una “investigación” que no tenía ninguna credencial científica, así que retiraron la financiación al instituto. En el año 2103, se creó otro instituto a Suecia con un nombre parecido  NiKK Información de género, con funciones meramente informativas de noticias sobre género.

En conclusión, unas pocas preguntas inocentes fueron suficientes para desmontar el mito de la ideología de género en una TV noruega. Esperemos que se aprenda la lección en otros países, empezando por España, la UE y la ONU, donde esta ideología domina las estrategias políticas de igualdad entre hombres y mujeres, en lugar de partir de las diferencias entre sexos, de su complementariedad y sinergias y, sobre ellas, construir sociedades más humanas, más ricas y más sostenibles.

Una ramificación de esta ideología (la de la discriminación positiva privilegiada para gays, lesbianas, transexuales y bisexuales) está estos días batallando por ganar en algunos parlamentos autonómicos de España. Lo peor de esta teoría política que se está imponiendo de manera dictatorial con rotunda censura a los que la critiquen, no es que sea mala en sí, es que sea falsa como demostró este documental. Porque entonces no sólo no habrá nadie verdaderamente beneficiado, sino que se perderá mucho tiempo, esfuerzo y dinero, sin contar el coste de los aprendizajes negativos que minan el sentido común y tienen efectos duraderos.
Aquí tenéis un buen artículo que contra argumenta la conveniencia de esas leyes.

Nuria Chinchilla

Y aquí el documental de Harald Eia:

 

 

 

 

 


Homosexualidad: testimonios y documentos para estar al día



 


Juan Pablo II habla sobre la familia y la ideología de género

 


¿Conoces los verdaderos objetivos
de la ideología de género?


 


 


I Congreso Internacional sobre la ideología de género: con numeras ponencias para consultar y documentarse: pinche aquí


Transexualidad

Sexo, género y confusión: un estudio esclarecedor


La Iglesia y los homosexuales

Los jóvenes contestan

 


Vídeos para reflexionar




Los mejores artículos de especialistas


 

Ideología de género: la hipótesis del sociólogo Alejandro Navas

La ideología de género va en contra de la promoción real de la mujer

Carta sobre la colaboración del hombre y la mujer

Cultura gay e ideología de género

Diferencia de sexos Por Jutta Burggarf

Explicación de la Ideología de Género por Gerardo Castillo.

Género: sus peligros y alcances por Jutta Burggraf

Homosexualidad y homofobia por Tony Anatrella.

Ideología de la confusión por M. Reig.

Iguales, pero diferentes

Jóvenes y la ideología de género, por Tony Anatrella.

 



Vídeos

 

 

 

 

 

 



Volver a la Página de Inicio