Algunos símbolos y abreviaturas cristianas, de la A a la Z

 



La simbología cristiana es particularmente rica, ya que el cristianismo ha estimulado el arte, y los artistas cristianos han sido, a lo largo de los siglos, los grandes creadores del arte occidental.

Explico sólo algunos de los símbolos más conocidos.

Van en letra negra o negrita los términos que se explican en éste o cualquiera de los diccionarios de urgencia de esta sección.


A

A. D. Letras iniciales de Anno Domini: "En el Año del Señor"; es decir de la era cristiana, que comienza con el nacimiento de Cristo en Belén. Esta expresión suele ir seguida de la fecha a la que se refiere; por ejemplo, A. D. 2005.

B

Barca. Es el símbolo de la Iglesia, que navega por el mar de la historia, entre tempestades, segura y firme como lugar de salvación, porque es Cristo quien conduce el timón de la nave y ha prometido que no perecerá jamás, por muy grandes que sean las dificultades que tengan que afrontar sus discípulos. Se puede contemplar esta imagen en un mosaico situado en una luneta, en el atrio de la Basílica de san Pedro.

Buen Pastor. Esta figura se utiliza mucho en el arte cristiano, y evoca la parábola del buen pastor, contada directamente por Cristo. El evangelista san Lucas la recoge en su Evangelio (15, 4-7) Narra como el buen pastor, cuando advierte que una oveja se ha perdido no la abandona a su suerte, sino que va a buscarla y la trae al rebaño, con afecto, portándola sobre los hombros. Simboliza la misericordia de Dios con los pecadores, y la constante solicitud de Cristo por cada alma, por alejada que esté.

Benedicto XVI lo explicaba así, en la Misa de comienzo de su Pontificado: "La parábola de la oveja perdida, que el pastor busca en el desierto, fue para los Padres de la Iglesia una imagen del misterio de Cristo y de la Iglesia. La humanidad — todos nosotros — es la oveja descarriada en el desierto que ya no puede encontrar la senda.

El Hijo de Dios no consiente que ocurra esto; no puede abandonar la humanidad a una situación tan miserable. Se alza en pie, abandona la gloria del cielo, para ir en busca de la oveja e ir tras ella, incluso hasta la cruz. La pone sobre sus hombros, carga con nuestra humanidad, nos lleva a nosotros mismos, pues Él es el buen pastor, que ofrece su vida por las ovejas. (...)

El desvelo santo de Cristo ha de animar al pastor: no es indiferente para él que muchas personas vaguen por el desierto. Y hay muchas formas de desierto: el desierto de la pobreza, el desierto del hambre y de la sed; el desierto del abandono, de la soledad, del amor quebrantado.

Existe también el desierto de la oscuridad de Dios, del vacío de las almas que ya no tienen conciencia de la dignidad y del rumbo del hombre. Los desiertos exteriores se multiplican en el mundo, porque se han extendido los desiertos interiores. Por eso, los tesoros de la tierra ya no están al servicio del cultivo del jardín de Dios, en el que todos puedan vivir, sino subyugados al poder de la explotación y la destrucción.

La Iglesia en su conjunto, al igual que sus Pastores, han de ponerse en camino como Cristo para rescatar a los hombres del desierto y conducirlos al lugar de la vida, hacia la amistad con el Hijo de Dios, hacia Aquel que nos da la vida, y la vida en plenitud.

C

Ciervo que bebe del agua de una fuente. Esta imagen es muy frecuente en el arte cristiano. Simboliza que Cristo es la verdadera fuente que calma la sed del hombre. Se lee en el Salmo 41 del Antiguo Testamento: "Como el ciervo desea las corrientes de agua, así mi alma te anhela a Tí, Díos mío". Se pueden ver mosaicos con esta figura en la iIglesia de San Clemente, en Roma, del siglo XI-XII.

Cordero. Animal que simboliza a Jesús, su bondad, su entrega, su abandono y su humildad. Jesús aceptó la muerte en la Cruz "como cordero que es llevado al matadero" (Palabras del profeta Isaías, recogidas en el Antiguo Testamento, 53, 7).

Decía Benedicto XVI en la Misa de comienzo de su Pontificado: "El símbolo del cordero tiene todavía otro aspecto. Era costumbre en el antiguo Oriente que los reyes se autodenominaran pastores de su pueblo. Era una imagen de su poder, una imagen cínica: para ellos, los pueblos eran como ovejas de las que el pastor podía disponer a su agrado.

Por el contrario, el pastor de todos los hombres, el Dios vivo, se ha hecho él mismo cordero, se ha puesto de la parte de los corderos, de los que son pisoteados y sacrificados. Precisamente así se revela Él como el verdadero pastor: "Yo soy el buen pastor [...]. Yo doy mi vida por las ovejas", dice Jesús de sí mismo (Jn 10, 14s.). No es el poder lo que redime, sino el amor.

Éste es el distintivo de Dios: Él mismo es amor. ¡Cuántas veces desearíamos que Dios se mostrara más fuerte, que actuara con dureza, que derrotara el mal y creara un mundo mejor. Todas las ideologías del poder se justifican así, justifican la destrucción de lo que se opondría al progreso y a la liberación de la humanidad.

Nosotros sufrimos por la paciencia de Dios, y al mismo tiempo todos necesitamos de su paciencia. El Dios, que se ha hecho cordero, nos dice que el mundo se salva por el Crucificado y no por los crucificadores. El mundo es redimido por la paciencia de Dios y destruido por la impaciencia de los hombres.

Una de las características fundamentales del pastor debe ser amar a los hombres que le han sido confiados, tal como ama Cristo, a cuyo servicio está. "Apacienta mis ovejas", dice Cristo a Pedro, y también a mí, en este momento.

Apacentar quiere decir amar, y amar quiere decir también estar dispuestos a sufrir. Amar significa dar el verdadero bien a las ovejas, el alimento de la verdad de Dios, de la palabra de Dios; el alimento de su presencia, que Él nos da en el Santísimo Sacramento".

 

Cruz. Instrumento de tortura usado en la antigüedad. Es el principal símbolo de la fe cristiana, signo de salvación, ya que en una Cruz se consumó la Redención, la salvación de los hombres por medio del sacrificio y muerte de Jesús. En una cruz murieron Jesucristo, la mayoría de los Apóstoles y numeros mártires cristianos de los primeros siglos.

CTV. Centro Televisivo Vaticano. Creado en 1983 por Juan Pablo II.

Curia Romana. Conjunto de organismos y personas de la Santa Sede. Dependen de la Seretaría de Estado. Ayudan al Papa a gobernar la Iglesia. Pueden ser clérigos o laicos. Cuenta con una Secretaría de estado, nueve Congregaciones, tres tribunales, once Consejos Pontificios y cinco organismos administrativos.

D

Dicasterio: nombre genérico que recibe cualquier organismo de la Curia Romana.

E

F

G

H

I

IHS: Es el nombre de Jesús. Iniciales de Iesus Hominum Salvator: Jesús, Salvador del Hombre.

J

K

L

L.C. Congregatio Legionariorum Christhi: Legionarios de Cristo, fundada el 3 de enero de 1941 por el P. Maciel Degollado Marcial.

M

N

O

O. C. Orden de la Bienventurada Virgen María del Monte Carmelo. Carmelitas

O. Cist. Orden cisterciense. Monjes de vida monástica.

O.C.S.O. Orden cisterciense de Estricta Observancia (Trapenses).

O. de M. Orden de la Virgen de la Merced, Mercedarios.

O. P. Ordo Fratum Pradedicatorum. Orden de Hermanos Predicadores. Dominicos.

O.F.M. Ordo Fratrum Minorum. Orden de los Hermanos Menores Franciscanos. Hay hermanos menores conventuales (O.F.M. Conv) y capuchinos (O.F.M.Cap).

O.S.A. Ordo Fratum S. Augustini. Fundada por san Agustín en el año 1244.

O.SS. T. Orden de la Santísima Trinidad, Trinitarios.

O. A. D. Orden de los Agustinos Descalzos.

O.A.R. Orden de los Agustinos Recoletos.

O.S.B . Orden de San Benito. Monjes Benedictinos.

O.S.H. Ordo Sancti Hieroyimi. Monjes Jerónimos

S. M. Societas Mariae. Maristas.

S. P. (Ordo... Scholarum Piarum) Escuelas Pías. Escolapios. Fundados en 1617.

P

Paloma. Símbolo del Espíritu Santo, Tercera Persona de la Trinidad, Amor del Padre y el Hijo. Bajo esta forma apareció durante el bautismo de Jesús en el río Jordán. También significa la inocencia y la pureza necesaria para conocer y amar verdaderamente a Cristo. Se encuentran símbolos de palomas en muchos lugares, por ejemplo en Rávena, en la iglesia de san Vital.

Pavo real. La imagen de este animal se emplea en el arte cristiano como símbolo de la Resurrección de Cristo, porque en primavera, tiempo que coincide con la Pascua, ese ave cambia totalmente de plumaje. No se le suele representar cuando exhibe su plumaje, imagen que sugiere vanidad y soberbia, que están en contra de la caridad y la humildad del mensaje de Jesús. Se pueden ver mosaicos del siglo IV con esta figura, entre vides, en la iglesia de Santa Constancia, en Roma.

Pelícano. Símbolo de la Eucaristía y de la entrega de Jesús. Recoge la creencia de que este animal alimentaba sus crías con su propia sangre, que extraía de su pecho con el pico.

Pez: Símbolo que utilizaron los primeros cristianos, ya que las letras de la palabra pez en griego formaban un acróstico: eran las mismas letras de Jesús Cristo Hijo de Dios. Se encuentra este símbolo, por ejemplo, en las catacumbas de San Calixto, en Roma, del siglo III.

V

Videre Petrum: "Ver a Pedro". Ésa era y es la meta de los peregrinos -propiamente romeros- que han peregrinado a Roma a través de los siglos: ver la tumba de Pedro, rezar junto a las reliquias del primer Vicario de Cristo y hacer una confesión de fe (una declaración de fe) rezando el Credo (conjunto de las verdades esenciales de la fe católica).

José Miguel Cejas


 

o Volver a la Página de Inicio