--Inicio

 

Clase II. Buscar en todo la Voluntad de Dios. Dirección y acompañamiento espiritual


Preguntas y respuestas sobre el acompañamiento espiritual


1. ¿Qué es y qué no es el acompañamiento o dirección espiritual?

 

  • El acompañamiento espiritual es una práctica muy antigua en la tradición judeo- cristiana como un medio para encontrar a Dios.
    • Por tanto, no debe confundirse con otras realidades humanas, que utilizan nombres similares: en el lenguaje de la Iglesia dirigir, acompañar espiritualmente tiene un sentido propio y específico.


      "Dirigirse espiritualmente" no consiste sólo en desahogarse psicológicamente, como se hace en el marco de la amistad.


      No es tampoco una simple búsqueda de consejo, como la que realizan tantas personas que acuden a los consultorios de las revistas, a las consultas de los médicos, y a los programas de radio y de televisión para “contar su caso” y buscar orientación.

 

  • Si se reciben esos consejos con sinceridad y humildad resulta más sencillo descubrir en la conciencia, mediante la gracia y la oración, la luz y las llamadas de Dios para cada uno.

Una imagen clásica en la literatura espiritual: la luz del faro indica los escollos y, sobre todo, la ruta y el puerto; pero, para alcanzarlo, los navegantes deben hacer fuerza con los remos, o aprovechar los vientos favorables con las velas, y sostener y rectificar el timón.

 

  • Estas conversaciones se dirigen, al mismo tiempo, a la inteligencia -para que esté iluminada por la fe viva, y descubra con esa luz el camino personal y los medios adecuados para recorrerlo-, y a la voluntad, para afirmarla de tal forma que pueda corresponder libre, personal, responsable y generosamente a los impulsos de la gracia.

 

  • Hay que tener siempre presente -y los santos nos lo recuerdan eficazmente con su ejemplo- que el verdadero y único modelo de la santidad cristiana es Jesucristo, y que toda labor de acompañamiento espiritual consiste en procurar que cada cristiano tenga una amistad personal e íntima, de verdadero amor, a su manera, con Cristo, hasta querer identificarse con El, "en la gloriosa libertad de los hijos de Dios" (Rom. 8, 21).

2. ¿En qué se basa la dirección espiritual cristiana?

 

  • En un sentido amplio y genérico, el acompañamiento espiritual hunde sus raíces en las recomendaciones de la Sagrada Escritura.

 

  • Se lee en el Antiguo Testamento:

“Trata a un varón piadoso, de quien conoces que sigue los caminos del Señor, cuyo corazón es semejante al tuyo y te compadecerá si te ve caído. Y permanece firme en lo que resuelvas, porque ninguno será para ti más fiel que él. El alma de este hombre piadoso ve mejor las cosas que siete centinelas en lo alto de una atalaya. Y en todas ellas ora por ti al Altísimo, para que te dirija por la senda de la verdad”. Ecl. 37, 15-19.

“Mas valen dos que uno solo, porque mejor logran el fruto de su trabajo. Si uno cae el otro le levanta; pero ¡ay del que está solo, que, si cae, no tiene quien le levante!” Ecl 4, 9-10.

“Sigue el consejo de los prudentes y no desprecies ningún buen consejo”. Tob 4, 18.

 

  • Los primeros cristianos recibieron ese acompañamiento del mismo Jesucristo.

    Dijeron los discípulos de Emaús: ¿No es verdad que nuestro corazón se enardecía, cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba la Escritura?” Lc 24, 32.
  • En la Iglesia primitiva ya existe la figura del hombre que acompaña en el camino hacia Dios.


    San Pablo,
    después de su conversión, recibe este mensaje:

    “Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que has de hacer [...]. Fue Ananías y entró enla casa, e imponiéndole las manos, le dijo: Hermano Pablo, el Señor Jesús [...], me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Hech 9, 6 y 17.

    Y al convertirse en el “Apóstol de las gentes”, san Pablo se comporta como un pastor y como un director espiritual de los primeros cristianos, a los que ayuda –haciéndose todo para todos- a identificarse con Cristo, que es la finalidad del acompañamiento espiritual.

    - Me hago endeble con los endebles para ganar a los endebles; me hago todo para todos para salvarlos a todos. I Cor 9, 22.

    - ¿Quien desfallece que yo no desfallezca? ¿Quien se escandaliza que yo no me abrase? 2 Cor 11, 29.

    - Tened los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús. Fil 2, 5.

    - ¡Hijos míos, por quienes sufro de nuevo dolores de parto hasta ver a Cristo formado en vosotros! Cal 4, 19.


 

3. ¿Qué han dicho los santos de la dirección espiritual?

 

  • Los santosde todos los siglos han recomendado vivamente la dirección espiritual.

 

San Juan Crisóstomo (Catena Aurea, vol. III, p. 132) recuerda que somos malos jueces de nosotros mismos.

"Uno comprende enseguida la culpa de otro, pero con dificultad se da cuenta de la suya; un hombre es imparcial en causa ajena, pero se perturba en la propia".

 

San Pedro de Alcántara (Tratado de la oración y meditación, II, 5) recuerda la necesidad de contar con la ayuda de un guía experimentado.

"Una de las cosas más arduas y dificultosas que hay en esta vida es saber ir a Dios y tratar familiarmente con Él. Por esto no se puede este camino andar sin alguna buena guía".

 

Santa Teresa (Camino de perfección, 18, 8) dice que con un buen director espiritual se avanza más rápidamente en unión con Dios.

"Si quiere o pretende ser contemplativa ha menester para ir muy acertada dejar su voluntad con toda determinación en un confesor que sea tal. Porque esto es ya cosa muy sabida, que aprovechan mas de esta suerte en un año que sin esto en muchos".

 

San Juan de la Cruz (Llama de amor viva, 3, n. 30) recomienda buscar como acompañante espiritual a una persona sabia, discreta y experimentada en el trato con Dios.

"Y adviértase que para este camino, a lo menos para lo más subido de él y aún para lo mediano, apenas se hallará a un guía cabal según todas las partes que ha menester, porque, además de ser sabio y discreto, es menester que sea experimentado. Porque para guiar el espíritu, aunque el fundamento es el saber y la discreción, si no hay experiencia de lo que es puro y verdadero espíritu, no atinará a encaminar al alma en el [camino que lleva hacia Dios], cuando Dios se lo da, ni aún lo entenderá".

 

San Josemaría (Camino, n. 59) recuerda que el espíritu propio es mal consejero.

"Conviene que conozcas esta doctrina segura: el espíritu propio es mal consejero, mal piloto, para dirigir el alma en las borrascas y tempestades, entre los escollos de la vida interior. Por eso es Voluntad de Dios que la dirección de la nave la lleve un Maestro, para que, con su luz y conocimiento, nos conduzca a puerto seguro".

"la tarea de dirección espiritual hay que orientarla no dedicándose a fabricar criaturas que carecen de juicio propio, y que se limitan a ejecutar materialmente lo que otro les dice; por el contrario, la dirección espiritual debe tender a formar personas de criterio. Y el criterio supone madurez, firmeza de convicciones, conocimiento suficiente de la doctrina, delicadeza de espíritu, educación de la voluntad" (Conversaciones, 93).

 


4. ¿Qué han dicho los Papas de la dirección espiritual?

 

  • Los Papas han recomendado vivamente el acompañamiento espiritual en su Magisterio

 

León XIII , Práctica de la humildad, 28

"Convéncete de que no eres un buen consejero de ti mismo y, por eso, teme y desconfía de tus opiniones, que tienen una raíz mala y corrompida. Con esta persuasión, busca el consejo, en lo posible, de hombres sabios y de buena conciencia, y prefiere ser gobernado por uno que sea mejor que tú,a seguir tu propio parecer".

 

Pío XII, Menti nostrae, 23-IX-1950.

"En el camino de la vida espiritual no os fiéis de vosotros mismos, sino que, con sencillez y docilidad, pedid consejo y aceptad la ayuda de quien, con sabia moderacion, puede guiar vuestra alma, indicaros los peligros, sugeriros los remedios oportunos, y en todas las dificultades internas y externas os puede dirigir rectamente y encaminaros a ser cada dia mas perfectos [...]. Sin esta prudente guía de la conciencia, de modo ordinario, es muy dificil secundar convenientemente los impulsos del Espiritu Santo y de la gracia divina".

 

Juan Pablo II, Carta a los seminaristas de España, Valencia 8-XI-1982.

"En la propia vida no faltan las oscuridades e incluso debilidades. Es el momento de la dirección espiritual personal. Si se habla confiadamente, si se exponen con sencillez las propias luchas interiores, se sale siempre adelante, y no habrá obstáculo ni tentación que logre apartaros de Cristo".

 


5. ¿Qué enseña la Iglesia sobre la dirección espiritual?

 

El Concilio Vaticano II recomienda el acompañamiento espiritual a todos: sacerdotes, religiosos y laicos que buscan la santidad en medio de los afanes del mundo.

 

  • El Catecismo de la Iglesia enseña en el punto 2695 que la "dirección espiritual" asegura en la Iglesia una ayuda para la oración.

 

Se lee en el punto 2690:

El Espíritu Santo da a ciertos fieles dones de sabiduría, de fe y de discernimiento dirigidos a este bien común que es la oración (dirección espiritual). Aquellos y aquellas que han sido dotados de tales dones son verdaderos servidores de la Tradición viva de la oración:

Por eso, el alma que quiere avanzar en la perfección, según el consejo de San Juan de la Cruz, debe "considerar bien entre qué manos se pone porque tal sea el maestro, tal será el discípulo; tal sea el padre, tal será el hijo". Y añade: "No sólo el director debe ser sabio y prudente sino también experimentado... Si el guía espiritual no tiene experiencia de la vida espiritual, es incapaz de conducir por ella a las almas que Dios en todo caso llama, e incluso no las comprenderá" (Llama estrofa 3).


6. ¿Qué se busca con el acompañamiento espiritual?

 

  • Se busca fundamentalmente un medio para identificarse con Cristo, una ayuda, un apoyo sobrenatural y humano en el camino personal de santidad, de acuerdo con la propia vocación divina.

 

  • Son indudables los grandes frutos que esa ayuda ha generado en muchas almas de todas las épocas, como se constata en las vidas de los santos de la Iglesia: Santa Teresa, san Francisco de Sales, san Alfonso María de Ligorio, San Juan Bosco... hasta los santos de nuestra época.
  • El acompañamiento espiritual debe ser siempre una llamada a enfrentarse personalmente con la propia conciencia; y también y ante todo, un estímulo para la práctica efectiva del bien, junto con una apertura de horizontes evangelizadores. Debe ser, además, aliento en los momentos difíciles, luz en momentos de confusión y consuelo en el dolor.

 

  • En este acompañamiento no se trata de imitar al director espiritual o a la persona que acompaña (aunque el buen ejemplo acerque tanto a Cristo), sino de imitar a Cristo, mediante el aliento del que acompaña. Por eso el director espiritual debe huir de cualquier tipo de personalismo del que ya hablaba san Agustín (Trat. Evang. S. Juan, 123). “Los que conducen las ovejas de Cristo como si fuesen propias y no de Cristo, demuestran que se aman a sí mismos y no al Señor”.

 


7. ¿De qué se suele hablar en Las conversaciones de acompañamiento espiritual?

 

  • Se suele hablar de lo que sirva para mejorar en:

 

— el trato personal con Cristo

— la profundización en la fe

— la santificación del propio trabajo

— el mejoramiento del trato con los demás

— un mayor sentido de responsabilidad

— espíritu de servicio, justicia, solidaridad, etc.

— un mayor espíritu de comunión eclesial

— afán evangelizador, etc.

 

  • En esas conversaciones se habla de lo que más preocupa a la persona en ese momento, pero siempre con fines espirituales, atento a lo que el Espíritu Santo dice en el alma.
  • Se conversa de lo que ayude a una comprensión viva del Evangelio, que cada uno debe aplicar en su propia vida. Se ayuda al otro a que vea los reveses y desgracias con mayor visión sobrenatural, sabiéndose hijo de Dios.
  • En otros casos, se tratan en la dirección espiritual de cuestiones relativas a la fe y la moral cristianas. La persona que acompaña debe ayudar a su hermano en la fe a santificar las situaciones en las que se encuentra, aconsejándole aquellos puntos del Magisterio de la Iglesia que le pueden iluminar, dándole un criterio auténticamente cristiano.
  • El acompañamiento espiritual bien vivido ayuda a enfrentarse sinceramente con la propia conciencia, y presta apoyo y consuelo en los momentos de zozobra.
  • Esa conversación espiritual debe abrir horizontes de evangelización, afanes de misión y deseos de corredención con Jesús resucitado.
  • En consecuencia, el acompañamiento espiritual no es un dictado de conductas, sino una ayuda para vivir en cada circunstancia con el amor y la libertad de los hijos de Dios.

 


8. ¿Qué persona puede acompañar espiritualmente?

 

  • Puede ser un sacerdote (especialmente en cuestiones morales o de fe), un religioso o un laico: personas con buena formación y con una intensa vida cristiana.
  • Santa Catalina de Siena –que era mantellata, una cristiana comprometida con su fe, la llamaríamos ahora- ejerció una profunda y amplia dirección espiritual en su tiempo.

 


9. ¿No se corre el riesgo, en el acompañamiento espiritual, de suplantar la libertad y la responsabilidad del otro?

 

  • El consejo y la orientación que se recibe debe constituir una ayuda poderosa para conocer o constatar lo que Dios pide a cada uno, a cada una, en el alma, en medio de una circunstancia determinada; pero el consejo no elimina jamás la responsabilidad personal: cada persona debe decidir siempre por cuenta propia, cara a Dios.

  • Actuar de otro modo –seguir un determinado consejo y luego, si sale mal, echarle las culpas al que aconsejó- significa falta de madurez humana y cristiana.

  • Falta de madurez humana, porque en la sociedad recibimos miles de impactos informativos, presiones publicitarias y consejos muy diversos. Cada uno elige al consejero que desea escuchar y es responsable de su elección.

  • Falta de madurez cristiana, porque tanto el que orienta como el que es orientado miran en una misma dirección: Cristo.

  • Además, por encima de los consejos privados que pueda dar una determinada persona, el cristiano sabe que está la ley de Dios, contenida en la Sagrada Escritura, y que el Magisterio de la Iglesia -asistida por el Espíritu Santo- custodia y propone.

  • Por eso, cuando los consejos particulares de un director espiritual contradicen objetivamente la Palabra de Dios tal como el Magisterio la enseña, hay que apartarse con decisión de ese parecer erróneo.

  • La experiencia cristiana de siglos es que, al cristiano que obra con esta rectitud, Dios le ayuda con su gracia, le inspira lo que ha de hacer y, cuando lo necesita, le ayuda a encontrar un sacerdote o un laico para conducir su alma hacia Dios.

 


10. ¿En la dirección espiritual se habla de todo?

  • No: en esas conversaciones -que evocan las de Jesús con los apóstoles- no deben manifestarse hechos que supongan faltar al secreto profesional o a la justicia en general o incluso a la prudencia (situaciones o comportamientos de terceras personas, o en el caso de un profesional, cuestiones de la empresa donde se trabaje, etc.).



    Esas charlas confidenciales están también bajo el secreto profesional.

11. ¿Qué actitud conviene tener en la dirección espiritual, para aprovecharla bien?

  • Una actitud de humildad, de sinceridad plena, sin dejarse llevar por la vanidad de "quedar bien". Se lee en Camino, 65: ¿Por qué ese reparo de verte tú mismo y de hacerte ver por tu director tal y como en realidad eres?

  • Una actitud de responsabilidad: se acude libremente para adquirir criterio cristiano, y luego cada uno debe esforzarse por actuar en conciencia, con coherencia entre lo que se cree y lo que se vive.

 

Ir a la página de Inicio