--Ir la Página de Inicio ----------------------------------------------------------------------------------------

 

Primer fin de semana de El Código da Vinci en las pantallas: decepcionante para Sony.

Reacción de los críticos de cine de diversos países
tras la visión de la película "El Código da Vinci"


Primer fin de semana en las pantallas

"En EEUU El Código da Vinci ha pinchado -se lee en ForumLibertas-: 77 millones de dólares. Parece mucho, pero en su contexto es decepcionante para la Sony.

Hay 12 películas en los últimos años que han recaudado más que ésta en su primer fin de semana. Spider-Man recaudó 114 millones de dólares, Star Wars Episodio III recaudó 108 millones, Shrek 2 recaudó 108, la última de Harry Potter 102...

Lo más humillante para El Código da Vinci es saber que La Pasión de Cristo, de Mel Gibson, recaudó en su primer fin de semana casi 84 millones de dólares. Es decir, casi 7 millones de dólares más, a pesar de que se estrenó en unas 700 salas de cine menos (La Pasión se estrenó en 3.043 pantallas; El Código da Vinci contaba con una gran ventaja debido a sus 3.730 salas de inicio).

Más aún, La Pasión se estrenó en miércoles, y el miércoles y jueves antes del fin de semana contabilizado recaudó otros 41 millones de dólares. Además, rodar El Código da Vinci costó 125 millones de dólares, mientras que La Pasión costó sólo 30 millones.

La Pasión, con presupuesto modesto, prohibida a los niños por su gran violencia (eso aleja al público familiar y disminuye espectadores), realismo duro, etc... es la única película no seriada, no fantástica, de género dramático, que vence a El Código Da Vinci.

El Cristo desnudo, torturado, humano, sin poder ni milagros de Mel Gibson (excepto por la Resurrección), con su Magdalena llorosa y minimalista, ha vencido en estreno al cómodo Cristo gnóstico, no crucificado ni resucitado, casado con la Magdalena, de Dan Brown.

Otras películas que vencen en estreno al thriller de Ron Howard y Dan Brown son: Harry Potter y el prisionero de Azkaban (93 millones), Matrix Reloaded (91 millones), Harry Potter y la Piedra Filosofal (90 millones), Harry Potter y la Cámara de los Secretos (88 millones), Spider-Man 2 (88 millones), X2 (85 millones), Star Wars Episodio II (80 millones).

Excepto La Pasión, todas son películas de género fantástico, acción y efectos especiales, público familiar y/o adolescente y apoyadas en secuelas y precuelas (forman parte de series).En el resto del mundo, El Código da Vinci arrasa... por ahora

La gran baza de la Sony es el mercado no estadounidense. Fuera de EEUU el estreno ha sumado otros 147 millones de dólares, es decir, ha aportado el 65% de sus ingresos.

Pero los analistas piensan que no conseguirá muchos más. La película ha tenido malísimas críticas y pasado el boom del estreno, correrá la voz entre los espectadores de que es larga y pesada"


Reacción de la Crítica


New York Times, A.O. Scott.

"Parte de la ingeniosa estrategia de marketing de Columbia ha sido estimular meses de debate y especulación sin permitir a nadie ver la película hasta el último minuto". "Es una de las pocas adaptaciones cinematográficas de un libro que puede llevar más tiempo ver que leer".

"Teabing es chispeante y paternal, y al momento siguiente aúlla enloquecido". "Un poco más de esto -un sentido más fino de su propia ridiculez- habría dado a El Código Da Vinci un poco de la ligereza de un anticuado thriller europeo de alta sociedad".

" Howard y Goldsman manejan el supuestamente provocativo material del libro de Brown con guantes de seda, para finalmente establecer unas conclusiones nada atrevidas, presentadas con la aburrida sentenciosidad de costumbre. Por eso, desde luego no apoyaré ninguna incitación al boicot o la protesta contra esta recargada, trivial e inofensiva película. Lo que no quiere decir que les recomiende ir a verla".




The Hollywood Reporter, Kirk Honeycutt.

"La revelación final causó algunas risas en el primer pase de prensa".

"La trama avanza no gracias a sus personajes, sino a base de soluciones a enigmas, descifrado de mensajes, interpretación de referencias encubiertas en obras de arte y deslumbrantes muestras de erudición histórica, todo lo cual funciona muy bien en la novela pero frena toda acción en la pantalla. El personaje de Hanks es demasiado secundario y contemplativo para el héroe de una película de acción, y los que deambulan entrando y saliendo de su órbita son clichés que se mueven con asombrosa simpleza".


"¿Por qué huye el inocente profesor? ¿Por qué se muestra Sophie tan dispuesta a ayudarle? ¿Por qué alguien hace lo que hace cuando tantos personajes y subtramas resultan ser pistas falsas?". "El Código Da Vinci en ningún momento se eleva al grado de placer malicioso. Demasiada malicia. Demasiado poco placer".



Diego Galán, enviado especial a Cannes de "El País"

"152 minutos de proyección en los que la película da vueltas y vueltas sobre sí misma, provocando por momentos la sospecha de que pudiera tratarse de una historia interminable. Lo que al principio tiene el encanto de un dinámico filme de aventuras, va dando paso a una peripecia enrevesada y confusa.

Ésa fue, al menos, la impresión dejada tras su primer pase, con el que ha inaugurado Cannes, al parecer más tentado por la repercusión del escándalo que por criterios de calidad cinematográfica".


"Frankfurter Allgemeine Zeitung",  Verena Lueken:

"Veinticuatro horas dura esta búsqueda del Santo Grial en el libro. Así de larga se hace exactamente en el cine, aunque la película dure dos horas y media. Y no será por falta de presupuesto. No se han escatimado costes para llevar a la pantalla la historia de la familia fundada por Jesucristo.

Tras esta inauguración, el listón para las películas que se exhiban en el Festival de Cannes ha quedado por los suelos. Todo lo que venga ahora va a ser más interesante. Lo peor, puede decirse con total seguridad, ya ha pasado".



El Mundo

Borja Hermoso

"Más que de El Código Da Vinci, tenemos que hablar hoy… de 'El fiasco Da Vinci'". Prosigue: "La acogida de El Código Da Vinci aquí, en La Croisette, ha sido mucho menos que discretita. En el primer pase de prensa, pitos y hasta alguna risa. En el segundo pase, un educado silencio.

Eso sí, por la mañana, una monja con una cruz se paseaba por los alrededores del Palacio de Festivales. Y en una iglesia de Niza, unos curas han organizado una misa para rezar por los pecadores que han hecho esta película. En mi modesta y descreída opinión, han pecado, sí, pero de pelmazos".

Blog:

Robert Langdon sabrá mucho de simbologías esotéricas y religiosas y será el héroe que ha hecho vender a Dan Brown 45 millones de libros, pero, en su piel, Tom Hanks tiene semejante cara de palo durante los 152 minutos de la hipersupermegaesperadísima peliculilla, y Audrey Tautou pone tal gesto de novicia despistada, y los 'flash-backs' históricos acaban por agotar tanto, y el malvado monje albino del Opus Dei se 'quema' tanto a partir de la tercera o cuarta aparición, y hay tanto fuego artificial, tanto dinero y tan poca capacidad de sorpresa... que, más que de El Código da Vinci tenemos que hablar hoy, respetabilísima audiencia, de 'El fiasco Da Vinci'.

Es lo que tiene el celofán: restalla en colores, pero se apachurra a la primera de cambio.

María Luísa Climent, desde Cannes:

Aspira a ser la producción de Hollywood más notable del año y llega precedida de una enorme expectación que se ha visto avivada por la controvertida temática —cuestiona la versión oficial del cristianismo—, pero 'El Código Da Vinci', la película de Ron Howard escogida para inaugurar el prestigioso Festival de Cannes, sencillamente aburrió.

Ni un sólo aplauso se escuchó en su primera proyección para la prensa especializada en el certamen francés, y a la salida de la función el comentario que más se escuchó fue: "¡Qué aburrida!".

Carlos Boyero

  Imagino que, en la estrategia de los responsables del márketing en producción tan lujosa y que espera multiplicar en las taquillas su inversión, figuraba el previsible y grandioso numerito de los ofendidos, pero hasta el momento no ha ocurrido nada en el bautizo de su mediocre y olvidable criatura


Europa Press

Los periodistas soltaron algún abucheo y ningún aplauso al final del film dirigido por Ron Howard y basado en el 'best-seller' del mismo título de Dan Brown. Siguieron con atención la proyección y sólo hubo una reacción dentro de la sala. Cuando el protagonista, Tom Hanks, anuncia a Audrey Tautou que es la descendiente directa de Jesucristo, la carcajada fue sonora y general, e incluso se llegó a escuchar: "¿Nos toman por imbéciles?".

A la salida, las valoraciones fueron también suaves y respondieron al sentimiento general en Francia sobre el libro, que han sido en general negativas a pesar de su éxito de ventas.

Una mayoría de los críticos encuentra en 'El Código da Vinci' una película de acción bien rodada, con grandes medios, que utiliza correctamente los lugares de acción, en particular el Museo del Louvre, que fue reproducido en parte en un estudio, pero en cuya historia es difícil creer y que reitera una serie de lugares comunes de las películas del género de suspense.

Curiosamente, el dossier de prensa sobre la película intenta salir al paso de la objeción fundamental que el libro ha producido en Francia. Dan Brown basa su historia en la existencia de una sociedad secreta, El Priorato de Sion, que -fundado en 1099 por Godefroy de Bouillon- se encarga de guardar el secreto: Jesucristo sería un simple hombre, divinizado por Constantino, habría estado casado con María Magdalena y sería el origen de la dinastía de los reyes merovingios.

En este sentido, el dossier asegura que se ha probado que unos documentos depositados en la Biblioteca Nacional de París -según los cuales entre los miembros del Priorato había muchas figuras importantes de la literatura, el arte y la ciencia- eran falsos. "Pierre Plantard, un colaboracionista antisemita, ha confesado haber inventado como una broma o como una estafa histórica la existencia del Priorato, que éste habría fundado junto a tres amigos hace medio siglo", añade el dossier.

El problema es que Dan Brown da como exacta la versión inventada por Plantard y que en la película no se dice en ningún momento que el famoso Priorato es una invención de un personaje que se presenta como el mismo descendiente directo de Jesucristo y de los reyes merovingios y, en consecuencia, aspirante al trono de Francia.

En la rueda de prensa en la que participaron Ron Howard y los actores de la película: Tom Hanks, Audrey Tautou, Paul Bettany y Ian McKellen, el acento se puso en su carácter de ficción, lejos de la pretensión de historicidad que se pretende imponer en el libro.

Ian McKellen, el celebérrimo mago Gandalf en la trilogía de 'El Señor de los anillos', indicó: "Cuando leí el libro me creí su realidad, pero poco después, reflexionando, comprendí que eran un conjunto de estupideces".

 

Jorge Collar

Los periodistas soltaron algún abucheo y ningún aplauso al final del film. Siguieron con atención la proyección y sólo hubo una reacción dentro de la sala. Cuando el protagonista, Tom Hanks, anuncia a Audrey Tautou que es la descendiente directa de Jesucristo, la carcajada fue sonora y general, e incluso se llegó a escuchar: "¿Nos toman por imbéciles?"

 


El País, Diego Galán

El Código Da Vinci fue recibida por la prensa con notable frialdad, pitidos y hasta algunas risas. [...] Un especialista en simbología (Tom Hanks) es reclamado por la policía; [...] se ve envuelto en persecuciones, nuevos asesinatos, traiciones y disparates, hasta que finalmente identifica a la heredera de Jesucristo, momento en que las carcajadas de los espectadores se oyeron con claridad. Son 152 minutos de proyección en los que la película da vueltas y vueltas sobre sí misma, provocando por momentos la sospecha de que pudiera tratarse de una historia interminable.


20 minutos Rafael Portela

La película es un rollo macabeo que dura dos horas y media, y que parece que dura cinco, en la que la supersorpresa final de la muerte se adivina como a la mitad del metraje y en la que el asexual Tom Hanks contagia al espectador su desgana por la chica y por el filme. Ni el buen arranque ni las espectaculares localizaciones mejoran esta película correosa y pesadita, tan difícil de tragar como fácil de olvidar. Cine para cabras.


Boston Herald Stephen Schaefer


No funciona nada en realidad. No tiene suspenso. No es romántica. Desde luego no es divertida. Parece que estás ahí para siempre. Y eres consciente de lo duro que ha trabajado todo el mundo para intentar hacer lógico algo que básicamente quizás no se pueda filmar


La Reppublica Natalia Aspesi

Sophie, ¡eres la última descendiente de Cristo!, dice el inexpresivo Tom Hanks a la asombrada Audrey Tatou: y por fin el público de periodistas -hasta ese momento entumecido por el exceso de disquisiciones dementes sobre el Santo Grial (...)- explota en una carcajada liberadora”


El Universal, Alberto Castillo

Sencillamente aburrió. Ni un sólo aplauso se escuchó en su primera proyección para la prensa especializada en el certamen francés, y a la salida de la función el comentario que más se escuchó fue: "¡Qué aburrida!


La Razón

A pesar de los medios extraordinarios con los que ha contado (como conseguir, por ejemplo, el permiso para rodar en el interior del Museo del Louvre), no acierta ni siquiera en la medida (...) hay demasiado diálogo, y también sobradas explicaciones con una música de fondo que suena atronadoramente.


Screen Internacional, Lee Marshall,

Hay una completa falta de química entre Hanks y Tautou



Clarín

Veinticuatro horas antes de llegar a las salas de todo el mundo, el filme pudo ser visto por más de dos mil periodistas. Luego de la proyección, que duró casi dos horas y media, los críticos fueron muy severos con la película: no hubo un sólo aplauso. Mientras los créditos corrían por la pantalla, un silencio demoledor se apoderó de la sala. Esta quietud sólo se quebró algunos segundos, cuando algunos críticos hicieron oír sus comentarios: ácidos, irónicos y negativos.


El Diario Montañés

 

Cannes crucifica a Da Vinci. Los críticos vapulean la película de Ron Howard en la apertura del festival francés por su pesada trama y la falta de química entre la pareja protagonista. La película es un mal 'thriller' en el que la pareja protagonista, perseguida por el fraile asesino y las policías de Francia y Gran Bretaña, resuelve el enigma en apenas 24 horas. El trabajo de Howard ignora los aspectos menos cinematográficos del libro y aborda temeroso las referencias al Opus Dei salvo para recalcar que el monje protagonista se fustiga con un cilicio.

Tom Hanks, ganador de dos Oscar por 'Phliladelphia' y 'Forrest Gump', no conseguirá el tercero por este trabajo. Su interpretación, plana y sin matices, se adapta a un personaje desdibujado en el que no encaja en ningún momento. Y carece de cualquier química con Audrey Tautou. La pareja no funciona ni por la diferencia de estatura, mal resuelta por la cámara, ni por la falta de complicidad interpretativa entre ambos.


Las Horas Perdidas

El Coñazo Da Vinci. 149 minutos. Ésta es la duración de El Código Da Vinci, la adaptación cinematográfica del libro de Dan Brown que se ha llevado palos por todos los lados tras inaugurar Cannes 2006 (el único lugar en el mundo donde se le pregunta a Lucas si el Emperador está inspirado en George Bush). Que pongan a parir esta peli en Cannes no sorprende, pero las críticas al nuevo film de Howard oscilan entre decepcionante (JoBlo) a directamente malo (Dark Horizons). En Metacritic le dan un 50 sobre 100, sin ir más lejos, lo que demuestra que de un libro en el que hay mucho pasatiempo y mucho código pero pocos personajes sólo se puede sacar esto: un monstruo de dos horas y media donde Hanks camina sonámbulo, la química con Tautou brilla por su ausencia y ni siquiera la presencia de Sir Ian McKellen es capaz de animar las cosas.


Variety

Es un material esotérico, cerebral, atractivo sólo por el hecho de que lo que propone socava las afirmaciones fundamentales del cristianismo, especialmente del catolicismo romano, y por extensión de la civilización occidental de los últimos 2.000 años. [...] Lo que iba ágil en la página se hace laborioso en la pantalla. Lo que queda es un material árido, desecado por una aproximación desesperadamente solemne. [...] Está tan sobrecargado de trama que no queda espacio para nada más, ni emociones ni notas de gracia estilística.


ABC, Antonio Astorga

Brown y Howard parece que se han esfumado por los cerros de Úbeda. Sólo resta saber si Pajares y Esteso -que volverán a la gran pantalla 25 años después- mejorarán con «El Código Aparinci» la versión de Howard y Brown. Los cómicos comenzarán a rodar en junio. Esteso encarnará a un empresario transportista y Pajares a un guía turístico, de profesión: ligones. Definitivamente, «El Código Da Vinci» es una película nihilista. En ella pasa la nada y su circunstancia.



Regresar a la Portada del Código da Vinci


Para saber más: el Código da Vinci en diez minutos


 Ir a la Página de Inicio