Regresar a la Portada del Código da Vinci

 

Los albinos, hartos de ser los 'malos' de la película

De Terra Actualidad. EFE

Los colectivos de albinos están cansados de que los directores de cine elijan a personajes con su falta de pigmentación en la piel para hacer de villanos o de asesinos despiadados, como ocurre en 'El Código Da Vinci'. En la fotografía, Silas, el albino asesino de El Código da Vinci


De hecho, 2004 y 2005 han sido los únicos años desde los 80 en que no se estrenó ninguna película con un albino como asesino despiadado o como personaje de terror, según la Organización Nacional de Albinismo e Hipopigmentación (NOAH, por sus siglas en inglés), con sede en Hampshire (EEUU).

Esta buena racha quedó rota en 2005 con el rodaje del 'El Código Da Vinci', basado en el best seller del mismo nombre, en el que un monje albino, Silas, desempeña el papel de asesino sanguinario.

'Estamos cansados y hartos de que se utilice el albinismo para representar al demonio o a personas con poderes sobrenaturales', indicó a EFE el presidente de NOAH, Michael McGowan.

'Desde que las películas son un arte visual, los directores necesitan hacer que el 'malo' parezca distinto. Pero me pregunto por qué los guionistas no son más inteligentes y dejan de utilizar el albinismo una y otra vez', agregó.

Las estadísticas que maneja la web skinema.com, que elabora el dermatólogo Vail Reese, son determinantes. En la década de 1980 se produjeron doce películas con un malvado albino, y en los años 90 fueron una veintena.

'El Código Da Vinci' hace la película número 24 de este tipo y es la primera desde que en 2003 se estrenaran 'Cold Mountain', galardonada en los Oscar, y 'Matrix Reloaded', donde de nuevo aparecían asesinos albinos.

'Estas estadísticas muestran que la gente de Hollywood, que supuestamente es la más brillante y creativa, realmente lo que hace es copiarse una y otra vez', declaró a EFE el presidente del colectivo de albinos.

El albinismo o falta de pigmentación en la piel, recuerda, es una anomalía que afecta a una de cada 17.000 personas en Estados Unidos, sin distinción de razas o sexos.

Además de luchar contra otras molestias asociadas a la falta de pigmentación, como deficiencias en la visión o la intolerancia al sol, los albinos se enfrentan a un problema más grave, como es el rechazo social o la incomprensión.

En un intento por evitar los clichés en el cine, NOAH trató por todos los medios de que el director Ron Howard eliminara el albinismo del asesino de 'El Código Da Vinci', y envió varias cartas en las que apelaba a la buena voluntad de los creativos de la productora, aunque no obtuvo éxito.

'Pese a que durante años los directores han cargado al albinismo de estereotipos y desinformación, no se han tomado nunca el tiempo de aprender que es una enfermedad real que afecta a gente real', opinó McGowan.

Además, la industria del cine miente sobre los albinos para hacerlos más temibles o monstruosos, explicó.

'Uno de los grandes problemas de El Código Da Vinci es cómo describe los ojos rojos de Silas. Esto es un mito. La mayor parte de los albinos tienen los ojos claros, o incluso pardos.

Lo que sí es una constante en los albinos es el problema de visión, hasta el punto de que muchos son considerados ciegos o ciegos parciales.

No obstante, en algunas películas como 'The Firm (1993)' o 'Lethal Weapon (1987)' aparecen asesinos albinos con una vista de lince que los convierte en tiradores de primera.

La organización NOAH ha lanzado una campaña de concienciación en Estados Unidos para dar a conocer la 'cara real' de los albinos, con fotografías de niños y adultos con ausencia congénita de pigmentación.

A estas imágenes se contraponen las que la industria del cine ha vertido sobre colectivo, como la de los gemelos asesinos de 'Matrix Reloaded' o la del malvado en 'The Omega Man' (1971).




Regresar a la Portada del Código da Vinci
Para saber más: el Código da Vinci en diez minutos

 Ir a la Página de Inicio