.Inicio

 

 

Audiencia del Papa del 20 de septiembre de 2006:
aclaración del sentido de su discurso en Ratisbona

Fuente: VIS


 

Benedicto XVI dedicó la audiencia general de hoy a comentar su reciente viaje en Baviera. La audiencia se celebró en la Plaza de San Pedro y asistieron a ella más de 40.000 personas.

 

 El Papa afirmó que el viaje a su tierra natal ha representado no solamente "un regreso al pasado, sino también una ocasión providencial para mirar con esperanza al futuro" y recordó  que el lema de su visita apostólica "Quien cree nunca está solo", quería ser "una invitación para reflexionar sobre la pertenencia de cada uno de los bautizados a la única Iglesia de Cristo, dentro de la cual no se está nunca sólo, sino en comunión constante con Dios y con todos los hermanos".

 

Tras recordar la etapa en Munich, donde fue arzobispo, y la estancia en el santuario mariano de Altötting, el Santo Padre se refirió al encuentro con los estudiantes y profesores de la Universidad de Ratisbona.

 

  "Elegí como tema -dijo- la cuestión de la relación entre fe y razón. Para que el auditorio comprendiera el carácter dramático y actual del argumento, cité algunas palabras de un diálogo cristiano-islámico del siglo XIV, donde el interlocutor cristiano, el emperador bizantino Manuel II Paleólogo, de forma incomprensiblemente brusca para nosotros, presentaba al interlocutor islámico el problema de la relación entre religión y violencia".

 

  "Lamentablemente, esta cita ha podido dar pie a un malentendido. Para el lector atento de mi texto, resulta claro que no quería en ningún momento hacer mías las palabras negativas pronunciadas por el emperador medieval en este diálogo y que su contenido polémico no expresa mi convicción personal.

Mi intención era muy diversa: partiendo de lo que Manuel II afirma después de forma muy positiva, con palabras muy hermosas, acerca de  la racionalidad en la transmisión de la fe, quería explicar que la religión no va unida a la violencia, sino a la razón".

 

  "El tema de mi conferencia -explicó- (...) fue por lo tanto, la relación entre fe y razón: quería invitar al diálogo de la fe cristiana con el mundo moderno y al diálogo de todas las culturas y religiones.

Espero que en diversas ocasiones de mi visita, como por ejemplo en Munich, donde subrayé la importancia de respetar lo que otros consideran sagrado, haya dejado claro mi respeto profundo por las grandes religiones y en particular por los musulmanes, que "adoran a un único Dios" y junto a los cuales estamos comprometidos en defender y promover para todos los seres humanos la justicia social, los valores morales, la paz y la libertad".


"Por lo tanto, confío en que, tras las reacciones del primer momento, mis palabras en la Universidad de Ratisbona  representen  un impulso y un aliento a un diálogo positivo, incluso auto-crítico, tanto entre las religiones, como entre la razón moderna y la fe de los cristianos".

 


 

Ir la Página de Inicio