.Inicio

 

Discurso del Papa en Ratisbona: párrafos concretos con alusiones a la guerra santa, Mahoma y el Islam

 


En su discurso del 12 de septiembre en la Universidad de Ratisbona, de la que fue catedrático, Benedicto XVI pronunció un discurso en el que condenó la irracionalidad de la difusión de la fe mediante la violencia, como ocurre en la 'yijad' (guerra santa) del Islam.

El Papa glosó un diálogo entre el emperador bizantino Manuel II Paleólogo (1350-1425) y un persa recogido en la obra 'Conversaciones con un musulmán, Séptimo coloquio', de Theodore Khoury, un teólogo alemán de origen libanés .

Estos son algunos de los fragmentos del discurso que aluden a la cuestión. Lógicamente, para entender el sentido de estos párrafos hay remitirse a la lectura del discurso concreto.

 

"En el séptimo coloquio editado por el profesor Khoury, el emperador toca el tema de la 'yihad' (...) de manera sorprendentemente brusca se dirige a su interlocutor simplemente con la pregunta central sobre la relación entre religión y violencia, en general, diciendo:

'Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba'.

El emperador explica así minuciosamente las razones por las cuales la difusión de la fe mediante la violencia es algo irracional. La violencia está en contraste con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma.

'Dios no goza con la sangre; no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios. La fe es fruto del alma, no del cuerpo.

Por lo tanto, quien quiere llevar a otra persona a la fe necesita la capacidad de hablar bien y de razonar correctamente, y no recurrir a la violencia ni a las amenazas...

Para convencer a un alma razonable no hay que recurrir a los músculos ni a instrumentos para golpear ni de ningún otro medio con el que se pueda amenazar a una persona de muerte...'"

(...)

"La afirmación decisiva en esta argumentación contra la conversión mediante la violencia es: no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios.

El editor Theodore Khoury, comenta que para el emperador, como buen bizantino educado en la filosofía griega, esta afirmación es evidente.

Para la doctrina musulmana, en cambio, Dios es absolutamente trascendente. Su voluntad no está ligada a ninguna de nuestras categorías, incluso a la de la racionalidad.

En este contexto, Khoury cita una obra del conocido islamista francés R. Arnaldez, quien revela que Ibh Hazn llega a decir que Dios no estaría condicionado ni siquiera por su misma palabra y que nada lo obligaría a revelarnos la verdad. Si fuese su voluntad, el hombre debería practicar incluso la idolatría".

(...)

 

 

Ir la Página de Inicio